Carine, la musa

Fecha de publicación: 01 de Abril de 2015

La Moda, que es sistema, industria, imagen, historia, fantasía y espejo, también sobrevive a través de grandes nombres, de símbolos, emblemas, iconos. Algunos, y como sucedía en las tradicionales escuelas de historia, tienen aire de heroína o héroe, y en los archivos de la moda suelen ser diseñadores que existieron en una época donde la moda avanzaba más lenta y donde lo que dictaban duraba más. Pero hay otros nombres, poderosos, como si fueran un talismán, que si bien no tienen el don de crear aquello que más define a la moda – la ropa – tienen un poder mágico para otra de sus grandes potencias: la influencia. Carine Roitfeld es uno de esos nombres.

En lo técnico, los entendidos de la moda sabrán, sin novedad, que Carine fue durante años la hacedora de Vogue París, que en su época juvenil fue modelo, que tuvo durante su reino de editora gran cercanía con creadores como Tom Ford, y que, además, salió de la revista francesa dejando una estela de escándalo, incertidumbre y desconcierto. Todo cierto y todo parte de su estampa biográfica.

Pero detrás de las noticias, de su hechizo sobre la industria – a pesar de su despido de la revista ocupó las primeras filas en los pasarelas justo después -, lo que tiene Carine Roitfeld es una cualidad femenina que celebran los principios de lo parisino chic, que se exalta siempre de las francesas y que define una de las mayores bellezas de una mujer: se atreve sin remordimientos a ser ella misma.

Su estilo, por ejemplo, es simple, pero sexy. Y su energía sensualista se transfirió durante incontables ediciones en la siempre erótica Vogue París de su autoría. Faldas lápiz en todas sus posibilidades y blusas fluidas; ensambles que van al cuerpo pero que no lo revelan; sandalias de tacón que visibilizan un fetiche y su convicción de que los tacones, imprescindibles, cambian cada detalle en la experiencia del ser mujer.

Carine, además, tiene el don de la reinvención. Una vez salió del terreno de la lustrosa Vogue, se lanzó a hacer, de manera independiente, lo que sella su creatividad: estilista. Armó la estética de campañas en Chanel y Givenchy, y poco después, decidió lanzar su propia publicación. La reinvención, sin complejos, sin lastres, sin remordimientos es, sin duda, una característica de lo sexy femenino.

También, en cuestiones de sustancia y estilo, Carine parece un gran símbolo de ese espíritu que marca a la mujer poderosamente parisina. Lleva su edad con gracia; domina el arte de su estilo personal; es simple pero maestra de la sutileza en el estilismo; imprime sobre el lenguaje de su vestir un sello intransferiblemente personal; siempre tiene algo imperfecto que logra dar el acorde preciso de lo chic; no recurre a artificios para deshacerse de sus inseguridades; confía en sentido de ser para dar el siguiente paso cuando ha perdido alguna batalla.

Una mirada al abanico de looks que lleva siempre Carine revela un patrón visible: se viste para ser sexy, sí. Pero lo cierto es que su poder de seducción radica en el hecho de que parece, sobre todo, seducirse siempre a ella misma. Porque es capaz de llevar un sello propio en el vestir (tan inconfundible que sabemos que es ella aunque sea su espalda y pelo las que veamos en sus fotografías) y porque, a través de su ropa, sus pasos, su trabajo y su vida, Carine parece vibrar lo más sexy de la energía femenina: la capacidad de complacerse, primero y sobre todo, a sí misma.

¿Qué opinión tienes tú de Carine Roitfeld?

Carine, la musa
Comentarios: 0
up
26
Carine, la musa
Comentarios: 0
up
29
Carine, la musa
Comentarios: 0
up
28
Carine, la musa
Comentarios: 0
up
23
Carine, la musa
Comentarios: 0
up
26
Carine, la musa
Comentarios: 0
up
25

Pages

¿Qué opinión tienes tú de Carine Roitfeld?
Comentarios: 0

Comentarios

Agregar nuevo comentario

¿Quién Escribe?

Vanessa Rosales

Escritora de moda. Ha sido corresponsal de Vogue Latinoamérica, escritora para Diners, Revista Exclama, Fucsia y Arcadia. Sus columnas de moda en el periódico El Heraldo la inauguraron como una singular voz crítica ante la moda en Colombia. Fue editora de Tutrend.com, Editora de Moda en Cromos y Proyectos Semana. Una formación académica en Historia y una Maestría en Periodismo con el diario argentino La Nación propiciaron en ella la capacidad para mezclar un agudo sentido editorial con una mirada más profunda de la moda y el estilo.

Embajadora de Onda de Mar y Consultora Editorial de Salomón Azulu, en 2012 creó Vanguardstyle.com, especializado en el tema del estilo. Actualmente vive en Nueva York, donde está becada por Parsons The New School for Design en una Maestría en Fashion Studies y desde donde ejerce como Editora del blog de Naf Naf.

vanessa @vanguardstyle.com