Resoluciones de Estilo

Fecha de publicación: 22 de Diciembre de 2015

Las mujeres somos seres de ritos. Las pequeñas cosas y las acciones sutiles nos pueden conectar con aspectos de la experiencia que nos hinchan el corazón de fascinación y de vida.

También podemos tener gran fe en los símbolos y en las formas que nos muestran los aspectos menos explícitos y visibles del mundo que vivimos. Tal vez por eso no es casualidad que exista una coincidencia tan matemática y precisa entre los ciclos lunares y los comportamientos del cuerpo femenino. La intuición, el instinto, la capacidad de sentir, son todas expresiones de esa cierta magia que guarda siempre el ser mujer.

Cuando los años terminan y se abre ante nosotras un nuevo capítulo, muchas nos sentimos conectadas con ciertos ritos. Ya sea los que han aprendido en su cultura, los que se celebran en la tradición de sus familias, o los que han ido creando a lo largo de sus vidas para expresarse como adultas, muchas mujeres asumen el comienzo de un año como una oportunidad para sentir la posibilidad de un nuevo inicio.

Estos comienzos simbólicos nunca implican, por supuesto, un inicio desde cero. Traemos con nosotras todo lo ha sucedido en los últimos meses, traemos también nuestras vidas, los esfuerzos, las falencias, los momentos magníficos, los frutos y los resultados de decisiones y movimientos. Pero a nivel de sensación, el año nuevo nos regala una atmósfera cargada de frescura, una promesa de reinvención, y la posibilidad de activar ciertos ritos que nos impulsen a la crear una versión más fortalecida y evolucionada de nosotras mismas.

Para muchas mujeres, un rito frecuente en la noche de Año Nuevo es el buen vestir. El rito de escoger, calcular, pensar, buscar y usar un vestido que parece preciso para ese momento de nuestras vidas. Iniciarlo de blanco, por ejemplo, con brillo o flecos, de rojo para imprimir pasión o usar algo sensacional con todo el espíritu de elegancia al que invita el ánimo festivo. Vestirse bellamente para cerrar un año y abrir un nuevo capítulo es un rito femenino compartido y una manera sutil de expresar amor hacia sí misma.

Muchas mujeres también escriben listas de propósitos e intenciones que desean hechas realidad en sus vidas. Muchas veces dichos propósitos están envueltos por temas de la estética y el estilo. (Disminuir de peso, aumentar actividad física, incluso tal vez la resolución puede significar querer atreverse a nuevas formas de vestir).

¿Qué es una resolución de estilo?

En la vida femenina, esto puede significar cosas muy distintas. La intención de intentar una radical modificación en el pelo. El propósito de rehacer la atmósfera en la que se vive. El objetivo de transformar la experiencia estética que puede implicar la comida. La búsqueda de crear una estética y apariencia que hable más sobre nuestra identidad. Las ganas de no usar siempre lo mismo. De lanzarnos al vestir como una aventura de variedad.

Nuestra resolución de estilo, y una que también puede ser compartida entre muchas mujeres, es la idea de no presionarnos a ser o hacer más, sino simplemente a disfrutar, gozar, amar la experiencia misma del estilo. Lo que nos ponemos, lo que rodea nuestra vista, la forma cómo nos alimentamos y la forma cómo vivimos. Pensar que nuestra vida es nuestra obra de arte y que ella puede ser barroca, ecléctica, sencilla, minimalista, bohemia, urbana, mezclada, clásica; no importa, aceptar nuestro estilo y vivirlo con aceptación, gratitud, alegría.

¿Tienes alguna resolución de estilo para 2016 que nos puedas compartir?

Vanessa Rosales
Editora

¿Tienes alguna resolución de estilo para 2016 que nos puedas compartir?

vía blog.madewell
Comentarios: 0
up
10
vía pinterest
Comentarios: 0
up
14
vía coco-mademoiselle
Comentarios: 0
up
11
vía pinterest
Comentarios: 0
up
12
vía collagevintage
Comentarios: 0
up
11
vía pinterest
Comentarios: 0
up
15

Pages

¿Tienes alguna resolución de estilo para 2016 que nos puedas compartir?
Comentarios: 0

Comentarios

Agregar nuevo comentario

¿Quién Escribe?

Vanessa Rosales

Escritora de moda. Ha sido corresponsal de Vogue Latinoamérica, escritora para Diners, Revista Exclama, Fucsia y Arcadia. Sus columnas de moda en el periódico El Heraldo la inauguraron como una singular voz crítica ante la moda en Colombia. Fue editora de Tutrend.com, Editora de Moda en Cromos y Proyectos Semana. Una formación académica en Historia y una Maestría en Periodismo con el diario argentino La Nación propiciaron en ella la capacidad para mezclar un agudo sentido editorial con una mirada más profunda de la moda y el estilo.

Embajadora de Onda de Mar y Consultora Editorial de Salomón Azulu, en 2012 creó Vanguardstyle.com, especializado en el tema del estilo. Actualmente vive en Nueva York, donde está becada por Parsons The New School for Design en una Maestría en Fashion Studies y desde donde ejerce como Editora del blog de Naf Naf.

vanessa @vanguardstyle.com