Moda Digital

Moda Digital

Entre las muchas ideas que han rodeado la moda, se ha dicho, con frecuencia, que ella es un espejo de la época. Toda era tiene un set de valores estéticos que reflejan – y definen – las vestimentas, los gestos, las visuales y las imágenes de un momento. En los veinte, cuando muchas mujeres comenzaron a caminar sin restricciones, a conducir automóviles y a llevar vidas más independientes como mujeres solteras, la moda expresó una nueva relación con el cuerpo. La moda lo tradujo en cinturas caídas, siluetas sueltas, longitudes más cortas.

Pero la moda no es sólo reflejo. También es un canal a través del cual una época expresa sus preocupaciones, ideales y sentimientos. Una forma de catalizar las imágenes que se valoran reales e ideales. Así, cada tiempo va mostrando algo de su esencia en la moda dominante. En los noventa, por ejemplo, cuando muchas mujeres comenzaron a entrar en sectores profesionales como la banca de alto riesgo, llegó como expresión el power dressing, con chaquetas afiladas y neutras que permitieran que una mujer entrara en un mundo masculino sin sentir afectada su potencia.

Desde los ochenta, entramos en un mundo donde reinan las tecnologías digitales. Lo que primero hizo la televisión por cable – dejarnos ver, en simultáneo, muchas realidades – se ha acelerado considerablemente con la ubicuidad del Internet. Después del 11 de septiembre, el apetito por la información se volvió mucho más voraz. Surgieron nuevas formas de dar y recibir informaciones. Las autoridades tradicionales encontraron el reto de entrar en una orquesta de opinadores mucho más amplia y diversa.

En ese mundo digital, la pantalla se volvió nuestro medio visual por excelencia. Desde ella observamos casi todo y desde ella vemos y observamos, sin restricciones, desde donde estemos y a cualquier hora, la moda que circula en nuestro mundo actual. Rápidas y siempre cambiantes las imágenes digitales han sembrado un apetito visual diferente. Cambian todo el tiempo, a ritmo frenético. Tal vez por eso las fotografías de moda se han vuelto tan detallistas e hiperreales. Para captar la atención del observador de hoy, cuya mirada titila y se distrae con facilidad.

Tal vez por eso algunos diseñadores han desarrollado estilos que enganchan la mirada con un vistazo, estéticas donde reina el estampado digital, en collage, colores vibrantes y mezclas que en ningún otro momento de la historia habrían sido considerados ideales. En la moda de hoy se ha filtrado el espíritu digital de nuestro tiempo. En las siluetas tecnológicas. En los métodos de estampación en los textiles. En la forma cómo los contrarios coexisten en armonías. Lo vemos en el lenguaje de las imágenes que miramos en nuestros computadores y teléfonos celulares. Podemos atraparlo en el festín de estampados que existe en las imágenes de street style y en los reportes de tendencias que salen de las pasarelas. Nuestra moda hoy es espejo de nuestro mundo digital y también el canal visual donde se expresa. Lo que nos rodea comprueba que la moda siempre refleja y ayuda a articular el espíritu de una época.

,

¿Cómo es para ti la moda digital?

<< POST ANTERIOR SIGUIENTE POST >>

Continúa Inspirándote

Agregar comentario

Subscribirme al Blog