Mujeres Unidas

Mujeres Unidas

La escena es común para todas. Una mujer llega a un lugar donde hay otras mujeres y las miradas pueden ser apáticas o juzgadoras. Se pueden evadir los saludos o algún gesto de agradable reconocimiento. Se enciende la envidia o la competencia. Se activan las comparaciones instantáneas. En el día a día, cuando muchas mujeres se encuentran, van creando, sin darse cuenta, distancias entre ellas.

Nos juzgamos con dureza. Nos comparamos desmedidamente. Dejamos de mirarnos con aprecio. Se buscan los puntos de diferencia en vez de los que nos unen como mujeres. Y en esas prácticas, que se han hecho norma de una forma casi inconsciente, perdemos de vista uno de los puntos esenciales de la feminidad: que ser diferentes y variadas es una gran riqueza. Y que para que haya empoderamiento entre mujeres, debe haber también apoyo y una gran solidaridad.

Para que eso suceda, debemos mirar a otras mujeres como musas o referentes. Aceptar cómodamente que somos distintas y que la diferencia es fundamento de la belleza. Tal vez el machismo de nuestra cultura acostumbró a las mujeres a juzgarse demasiado rápido por su apariencia; a evitar una unión que, en el largo plazo, y a gran escala, nos daría más potencia.

Siempre habrá una mejor más bella, con más dones estilísticos, con más dinero, con mejor cuerpo, más lograda, más inteligente. Una de las mujeres que inspira mi vida me dijo hace poco: “No puedes ser la más bella. Ninguna mujer puede serlo. Pero siempre puedes ser una versión más bella de ti misma.” Otra de las mujeres que me inspira me dice, con frecuencia, que la única persona con quien debe compararse una mujer es con ella misma.

Así que el mensaje, pequeño pero significativo, es para transformar la percepción que tenemos de otras mujeres, el trato que nos damos unas entre otras. Un saludo. Una sonrisa. Una conversación abierta. Seguro sucederá lo que siempre sucede cuando las mujeres conversan: se sienten unidas por algo más grande que ellas, se iluminan y se guían, se generan risas y vínculos bellos.

Para unirnos, las mujeres necesitamos entendernos y aceptarnos diferentes. Ver en las diferencias inspiración y no competencia. Compararnos solo con nosotras mismas y lo que hemos sido. Y usar a las mujeres que nos impactan como puntos de referencia para batallar por lo que queremos.

,

¿Cuál es para ti la mejor manera para unirnos como mujeres?

<< POST ANTERIOR SIGUIENTE POST >>

Continúa Inspirándote

Agregar comentario

Subscribirme al Blog