El Placer de la Ropa

El Placer de la Ropa

La imagen se repite a lo largo del mundo, en los sitios más distintos: una mujer de pie frente a su armario, al comienzo del día, se enfrenta a su ropa y decide que no tiene nada que ponerse, (aunque frente a ella cuelguen prendas numerosas). La gran escritora de moda Kennedy Fraser dijo alguna vez que esa sensación, tan profundamente femenina, significa que la ropa que tenemos a nuestra disposición no refleja nuestro estado anímico o el momento de nuestras vidas.

,

La ropa tiene el poder de hacernos sentir derrotadas, incluso tristes o mortificadas. Desde que despertamos hasta que volvemos a poner la cabeza sobre la almohada, el vertiginoso ritmo de las redes sociales nos bombardean con imágenes de mujeres magníficamente vestidas, con ropa que todas las que adoramos la moda soñaríamos con poseer. Entonces la ropa puede convertirse en un martirio, un sufrimiento que nos lanza a un espiral de insatisfacción. Es fácil caer en esa trampa de que lo que tenemos no es lo suficientemente bonito, de que lo que poseemos no está a la altura de la moda de nuestros tiempos. Todas nos hemos sentido así.

Pero en sus efectos magníficos, la ropa tiene la posibilidad de hacernos sentir bellas, poderosas, radiantes, dueñas de nosotras mismas. El juego, la fantasía y la variedad son fuentes de gozo en la estética femenina. Al contrario de los hombres, se nos permite jugar con lo que usamos, podemos transformarnos día a día sin perder nuestra identidad.

,

Si hay algo que nos han enseñado las blogueras, que narran sus vidas a través de los looks que varían día a día, es que las mujeres pueden sentir deleite con la moda y su variedad. Y el placer de la ropa va más allá de si tenemos o no aquella marca o la tendencia que se dicta. El placer está en el poder para divertirnos, no tomarnos tan en serio, jugar con las identidades que nos permiten prendas distintas, imaginar que todos los días somos un lienzo en blanco, que cada día puede ser como el de una actriz.

La moda no debe ser una tiranía, ni una fuerza esclavizante. La belleza de la ropa es que nos da la capacidad de conocernos a nosotras mismas, de decirle cosas al mundo con nuestro look del día, de sentir gozo en ser mujer y de poder usar la ropa como una forma de afirmarlo con imágenes.

<< POST ANTERIOR SIGUIENTE POST >>

Continúa Inspirándote

Agregar comentario

Subscribirme al Blog