Blue jean baby

Blue jean baby

Las máximas guías de estilo suelen incentivar a las mujeres a ser dueñas de un racimo de infaltables o piezas must have. ¿Ejemplos? Un vestidito negro para elegante versatilidad. Una gabardina para prolongar los efectos chic de Audrey Hepburn. Una camisa a rayas, tipo marinera, para homenejear a Mademoiselle Coco Chanel en su lujo deportivo. Unos pantalones negros como base para crear looks múltiples, funcionales y creativos. Una camisa blanca de abotonar, a lo Carolina Herrera, para destacar la feminidad a través de una pieza básica e inmortal. Y siempre, siempre un par de jeans. Las guías acertadas suelen recomendar lo mismo: que toda mujer busque un par esencial que actúe a ritmo con su cuerpo.

Las modas pasan, las tendencias van y vienen en torbellinos y cada época inventa su propio ideal de belleza y estilo. Y en un mundo en el que la moda es un tema cada día más recurrente y al que todos parecen adherirse, es fácil perder la capacidad de asombro frente a lo que sobrevive y sigue un camino de reinvención permanente. Si el vestidito negro es una estampa de elegancia que nos ronda desde comienzos del siglo veinte, los jeans son sin duda la pieza más duradera y universal. En un mundo en el que la moda tiene mucho más que ver con la apariencia que con la esencia, los jeans siguen siendo una de las pocas prendas que aún expresan su sentido original. Rebelión, confort, individualidad, desenfado, coolness, versatilidad.

,

Yves Saint Laurent, uno de los auténticos inventores de la elegancia femenina del siglo XX dijo alguna vez: "Con frecuencia he dicho que me habría gustado inventar los jeans: lo más espectacular, lo más relajado y despreocupado. Tienen expresión, modestia, sex appeal, simplicidad – todo lo que aspiro evocar en mi ropa".

Los jeans pueden ser tanto estampa del clásico oeste Americano, como de la rebelión contra cultural que representaron figuras como James Dean y Marlon Brando. Son símbolos tanto de la inocencia de la América de los 50 que empezaba a sacudirse con las corrientes del rock n roll, así como de la oleada rebelde que trajo consigo la cultura del hippismo. Son emblemas de todas las expresiones de la cultura juvenil urbana: desde el rockabilly, el punk hasta la cultura raver y el grunge. Han encarnado el lado desenfadado de Katharine Hepburn y Marilyn Monroe. Son una prenda infaltable en el repertorio de las parisinas más chic. Y es una de las únicas prendas que comparten en uso y significados tanto hombres como mujeres. En esencia, son un gran símbolo de uno de las grandes características de nuestra época: que la moda es, sobre todas las cosas, democrática, y que cualquiera, con ingenio, creatividad y alma puede accederla.

,

Con frecuencia, los hombres adorarán el look que proporcionan los jeans en el cuerpo de sus mujeres. Con frecuencia también, un par de jeans serán la base ideal para agregar cualquier tipo de pieza: osada o clásica, dulce o trendy, femenina o rockera. Y una mujer puede sentirse tanto cómoda como sexy en el par adecuado para ella. En tiempos recientes, el cool de la chaqueta de cuero ha sido trasladado al uso diverso y magnífico de las chaquetas de denim y la estampa atemporal de la camisa blanca ha visto nuevos ecos en las camisas denim, común entre looks que oscilan desde la pasarela hasta la desprevenida visión de las aceras urbanas

Pitillos, tipo boyfriend, en A, con lavado ácido, en colores vibrantes o en tonos diversos de azul, rotos o gastados, impecables, lujosos o accesibles, los jeans son la esencia de todo lo que buscamos a la hora de vestirnos. Son la prueba de que la simplicidad es la clave para lo atemporal.

<< POST ANTERIOR SIGUIENTE POST >>

Continúa Inspirándote

Agregar comentario

Subscribirme al Blog